Blogia
CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE LOS ANDES

LA HISTORIA DEL GIN

El Gin es uno de los aguardientes clasicos y por supuesto tiene su propia historia, en mis epocas de juventud, el gin, estaba de moda, especialmente en sus preparaciones largas y frescas, era muy "cool" el gin con gin frente al mar o en el entorno de una hermosa piscina. Curso de Bar y Coctelería ahora también en la modalidad ON-LINE y IN-HOUSE, informes: jaimeariansen@outlook.com

01 - Prepara el gin tonic perfecto… y dale tu toque, Sin duda el verano es la estación perfecta para degustar un gin tonic delicioso. Además, está de moda así que no será difícil que te lo sirvan adecuadamente. Claro que, como en casa en ningún sitio, así que hazte con tu ginebra y tónica favoritas porque te vamos a enseñar a prepararlo correctamente y de varias originales maneras. Ideales para una cita, un cumpleaños, una velada entre amigos. Sin abusar, ya sabes, pero… ¡Un día es un día!

02 - El vaso, Aunque hay puristas del vaso de tubo, nosotros nos decantamos por el de balón o el de sidra, de boca ancha, perfecta para no perderse ni un aroma del combinado. Es casi vital para un perfecto resultado que enfríes el vaso con un poco de hielo, que dejarás en la copa unos minutos, vaciando después el agua de los cubos de hielo que se hayan derretido. Llena ahora el recipiente hasta arriba de hielos. Es importante que sean grandes y compactos o aguarán demasiado rápido el combinado.

03 - El Gin, Depende de tus gustos tienes la holandesa, que resulta más dulce y la clásica London (dry) Gin. Si apuestas por la primera, encontrarás dos tipos de ginebra, una joven, seca y transparente, Jonge Jenever y otra añeja Oude Jenever. La segunda y más conocida no contiene ningún colorante y apenas tiene azúcar, por lo que resulta más seca, tal y como su nombre indica. Es la que encontrarás más fácilmente en cualquier establecimiento.

04 - Vierte los ingredientes, Para el combinado estándar, corta una rodaja de lima o limón (aunque cuidado con echarle zumo de limón porque mata las burbujas de la tónica), colócala en el interior del vaso y sirve la ginebra (truco: cuenta tres segundos mientras la echas y para al tercero. Esa será la medida justa). Ahora vierte la tónica poco a poco (puedes verter el líquido lentamente sobre una cuchara o varilla de metal) o de golpe, como prefieras, pero inclina levemente el recipiente.

05 - Gin Tonic con pomelo, Aunque este cítrico no es usado habitualmente en este combinado te invitamos a probarlo. Casa muy bien con cualquier ginebra y si añades una ramita de perejil, mejor que mejor.

06 - Con pepino, Muy de moda actualmente, añadir pepino a la bebida hace que está sea más digestiva y es perfecto para los que sufren acidez debido a la presencia del limón. Aunque hay marcas especializadas que casan estupendamente con el pepino, puedes hacer este combinado con cualquier ginebra. Sustituye el limón por dos o tres rodajitas de pepino y añade una cucharada pequeña de azúcar al combinado.

07 - Gin tonic de frambuesa, Colocamos en una coctelera 25 ml de ginebra y 5 ml de sirope de azúcar. Agitamos unas tres veces contundentemente, vertemos en una copa y rellenamos el resto con cava. Adornamos con frambuesas al gusto.

08 - Gin Tonic con pimienta, Una cáscara de naranja y unos granos de pimienta ligeramente chafados dan un toque elegante a un gin tonic. Eso sí, asegúrate de que la ginebra con la que vayas a hacer la mezcla tenga algún botánico de naranja en su composición. Pregunta en destilerías especializadas.

09 - Gin tonic con kumquat, Atrévete a darle un toque a tu combinado con esta fruta llegada del este de Asia, a la que también se le llama naranja enana ó naranjita china. Pero no te confundas, su sabor no tiene que ver el de la naranja, siendo cítrico, ligeramente ácido pero con matices dulces. Si añades un dos o tres cortadas por la mitad a tu gin tonic te sorprenderás.

10 - Gin tonic con tomillo, maceramos la ginebra con un poco de tomillo resulta un combinado muy original, colocamos una cáscara de naranja y un poco de tomillo fresco en el interior de un vaso donde verteremos agua caliente. Pasados unos diez minutos, quitamos el agua y añadimos 75cl de ginebra para comenzar la maceración. Metemos el vaso en una cubitera llena de hielo seco y lo dejamos enfriar y macerar una o dos horas más. Es laborioso, pero el resultado es espectacular.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres