Blogia
CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE LOS ANDES

HISTORIA DE INÉS DE SUÁREZ (31-40)

LA HISTORIA DE INÉS de SUÁREZ (1507-1580) CONQUISTADORA DE SUEÑOS Y SABORES – INSTITUTO DE LOS ANDES – HISTORIA DEL PERÚ – jaimeariansen@outlook.com

31 - Durante varios meses Inés de Suárez buscó en Panamá, en forma infructuosa, noticias de su esposo. Hasta que un viajero proveniente de Lima le dijo que estaba bien y que habían sido compañeros de armas.

31 – Durante varios meses Inés de Suárez buscó en Panamá, en forma infructuosa, noticias de su esposo. Hasta que un viajero proveniente de Lima le dijo que estaba bien y que habían sido compañeros de armas.

32 - La información llega justo a tiempo, en el límite, al borde de extinguir sus ahorros, sus ilusiones y sus fuerzas para luchar contra mil dificultades y enfrentar al fastidioso y constante asedio sexual de decenas de hambrientos de amor, que la imaginaban una presa fácil en su condición de mujer sola, joven y atractiva.

32 – La información llega justo a tiempo, en el límite, al borde de extinguir sus ahorros, sus ilusiones y sus fuerzas para luchar contra mil dificultades y enfrentar al fastidioso y constante asedio sexual de decenas de hambrientos de amor, que la imaginaban una presa fácil en su condición de mujer sola, joven y atractiva.

33 - Inés, nuevamente esperanzada y con el coraje de siempre, juntó los pocos recursos que le quedaban y enrumbó hacia la Ciudad de los Reyes.

33 – Inés, nuevamente esperanzada y con el coraje de siempre, juntó los pocos recursos que le quedaban y enrumbó hacia la Ciudad de los Reyes.

34 - Lima la recibió con llovizna, cielo gris y una terrible noticia: el soldado Juan de Málaga había fallecido luchando valientemente por las causas del marqués gobernador Francisco Pizarro en la Batalla de Las Salinas, el 6 de Abril de 1538.

34 – Lima la recibió con llovizna, cielo gris y una terrible noticia: el soldado Juan de Málaga había fallecido luchando valientemente por las causas del marqués gobernador Francisco Pizarro en la Batalla de Las Salinas, el 6 de Abril de 1538.

35 - La Batalla de las Salinas fue un combate en el que las tropas de Hernando y Gonzalo Pizarro vencieron a las de Diego de Almagro, el 6 de abril de 1538. El enfrentamiento entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro durante el proceso de la conquista española del Perú se originó en la disputa por la posesión de la ciudad de Cuzco, que ambos consideraban bajo su jurisdicción y que estaba en poder de Almagro desde 1537.

35 – La Batalla de las Salinas fue un combate en el que las tropas de Hernando y Gonzalo Pizarro vencieron a las de Diego de Almagro, el 6 de abril de 1538. El enfrentamiento entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro durante el proceso de la conquista española del Perú se originó en la disputa por la posesión de la ciudad de Cuzco, que ambos consideraban bajo su jurisdicción y que estaba en poder de Almagro desde 1537.

36 - La batalla tuvo lugar en las antiguas salinas indias de Cachipampa, situadas a 5 km al sur de Cuzco, ciudad que fue ocupada por los pizarristas después de su victoria. El lugarteniente de Almagro, Rodrigo Orgóñez, murió en el campo de batalla, al igual que Gonzalo Calvo de Barrientos. Otro jefe almagrista, Pedro de Lerma, quedó herido gravemente y murió poco después asesinado en su lecho. Almagro fue capturado, juzgado sumariamente y ejecutado con la pena del garrote.

36 – La batalla tuvo lugar en las antiguas salinas indias de Cachipampa, situadas a 5 km al sur de Cuzco, ciudad que fue ocupada por los pizarristas después de su victoria. El lugarteniente de Almagro, Rodrigo Orgóñez, murió en el campo de batalla, al igual que Gonzalo Calvo de Barrientos. Otro jefe almagrista, Pedro de Lerma, quedó herido gravemente y murió poco después asesinado en su lecho. Almagro fue capturado, juzgado sumariamente y ejecutado con la pena del garrote.

37 - La guerra civil entre pizarristas y almagristas se había iniciado por la posesión del Cuzco. En 1537 Diego de Almagro ocupó el Cuzco, apresó a los hermanos Hernando y Gonzalo Pizarro, derrotó a las fuerzas pizarristas de Alonso de Alvarado en la batalla de Abancay, y luego bajó a la costa, llevando consigo a Hernando Pizarro, pero dejando presos en el Cuzco a Gonzalo Pizarro y a otros capitanes. Estos lograron poco después escapar de la prisión.

37 – La guerra civil entre pizarristas y almagristas se había iniciado por la posesión del Cuzco. En 1537 Diego de Almagro ocupó el Cuzco, apresó a los hermanos Hernando y Gonzalo Pizarro, derrotó a las fuerzas pizarristas de Alonso de Alvarado en la batalla de Abancay, y luego bajó a la costa, llevando consigo a Hernando Pizarro, pero dejando presos en el Cuzco a Gonzalo Pizarro y a otros capitanes. Estos lograron poco después escapar de la prisión.

38 - Ambos bandos entablaron conversaciones en Mala (región de Lima) y decidieron someter la disputa del Cuzco al arbitraje de fray Francisco de Bobadilla. El fallo de éste favoreció a Pizarro. Lo que naturalmente fue rechazado por Almagro, de modo que Francisco Pizarro optó por permitir que su antiguo socio continuara ocupando el Cuzco, hasta que el Rey diera el veredicto final. A cambio de esa concesión pidió la liberación de su hermano Hernando Pizarro.}}}}

38 – Ambos bandos entablaron conversaciones en Mala (región de Lima) y decidieron someter la disputa del Cuzco al arbitraje de fray Francisco de Bobadilla. El fallo de éste favoreció a Pizarro. Lo que naturalmente fue rechazado por Almagro, de modo que Francisco Pizarro optó por permitir que su antiguo socio continuara ocupando el Cuzco, hasta que el Rey diera el veredicto final. A cambio de esa concesión pidió la liberación de su hermano Hernando Pizarro. Lo que aceptó Almagro, en contra de la opinión de su lugarteniente Rodrigo Orgóñez, quien intuía una argucia de parte de los pizarristas.

39 – Inés de Suarez, después de agotar las lágrimas, extinguir los lamentos por su mala suerte y con la correspondiente dosis de terca voluntad, decidió que debería ir al Cusco a reclamar lo que le correspondía como viuda de un soldado de los Pizarro.

39 – Inés de Suarez, después de agotar las lágrimas, extinguir los lamentos por su mala suerte y con la correspondiente dosis de terca voluntad, decidió que debería ir al Cusco a reclamar lo que le correspondía como viuda de un soldado de los Pizarro.

40 - Después de superar increíbles peripecias y haber recorrido otras mil leguas, un buen día Inés de Suárez estaba en el Cusco frente el poderoso Francisco Pizarro.

40 – Después de superar increíbles peripecias y haber recorrido otras mil leguas, un buen día Inés de Suárez estaba en el Cusco frente el poderoso Francisco Pizarro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres