Blogia
CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE LOS ANDES

HISTORIA DEL AZÚCAR - CAP: 03

Libreta de Apuntes - Jaime Ariansen Céspedes - Instituto de los Andes 

21. A lo largo de toda su historia, el azúcar se ha manifestado como un producto de temprana e intensa vocación mercantil. A ello han contribuido tanto las limitaciones climáticas para el cultivo de la caña de azúcar, como su creciente presencia en la alimentación humana.

22. La progresiva pérdida del exotismo, tradicionalmente definidor de otros productos de procedencia oriental, ha acabado situando al azúcar entre ese grupo de productos estrechamente ligados a las fuerzas económicas, que han modelado el mundo moderno. De esta forma, el fenómeno azucarero se manifiesta históricamente como una plataforma privilegiada para la comprensión de los procesos que culminan en la Revolución Industrial y en la mundialización de las relaciones económicas.

23. Pero el azúcar es algo más que eso; en tanto que cultivo emblemático y viajero, también ha generado una cultura que, recorriendo el mundo entero, ha arrastrado tras de sí hombres, tecnología, hábitos, historia y modos de relación con el medio, constituyéndose, en suma, en un camino de comunicación que va más allá de lo estrictamente económico.

24. El azúcar es en la actualidad un alimento habitual en la dieta de todos los países. Reivindicado por científicos y expertos internacionales, es considerado hoy como uno de los principales aportes energéticos para el organismo.

25. La caña de azúcar, originaria de Asia, fue introducida en el Sur de España por los árabes, de donde pasó a las Islas Canarias, Cabo Verde y Madeira, en las cuales se cultivaba en la época del descubrimiento de América.  En su segundo viaje a las Indias Occidentales, Cristóbal Colón la llevó a Santo Domingo, donde quedó introducida desde 1493. La primera fábrica de azúcar, o sea el primer ingenio, se estableció en esa isla antes de 1516.

 

26. En Cuba la caña de azúcar fue introducida durante el mando de su primer gobernador, Diego Velázquez (1511-1524).  A partir de esa fecha se cultivó en la isla, pero sin que se fundare ningún ingenio hasta el último quinquenio del siglo XVI.  En ese período nació la industria azucarera cubana, basada en el otorgamiento de privilegios, el auxilio monetario de la Corona y la autorizaci6n para importar esclavos.

27. Durante el siglo XVII y gran parte del XVIII la industria se desarrolló muy lentamente, al punto de que en 1760 utilizaba el mismo número de esclavos que uno y medio siglo antes, en 1595.  La toma de La Habana por los ingleses en 1762 dió impulso a la industria azucarera por la introducción de millares de esclavos a menos precio del que había regido hasta entonces y el abaratamiento de los utensilios y útiles usados en los ingenios debido a la libre importación.  Después, la apertura de los puertos españoles a los azúcares extranjeros estimuló el desarrollo de la industria azucarera a partir de 1763.  La producción de azúcar creció sin interrupción hasta 1779, proporcionando Cuba a España casi todo el azúcar necesario para su consumo, unas 500,000 arrobas anuales (50,000 sacos de 250 lbs.).

 

28. En los finales del siglo XVIII una serie de acontecimientos históricos dieron gran auge al azúcar cubano.  El principal de ellos fue la revolución e independencia de Haití en 1804.  Al arruinarse la industria azucarera de ese país, en aquel momento el principal productor de azúcar del mundo, se abri6 una nueva era para la industria azucarera de Cuba.  A partir de 1818, al decretarse por España libertad para el comercio extranjero, Cuba pasó a ocupar el primer lugar como productor de azúcar en el mundo.

29. Durante el siglo XIX la industria azucarera cubana tuvo un gran desarrollo basado en la introducción de la máquina de vapor, cuyo uso se generalizó en la tercera década del siglo; en la construcción de vías férreas a partir de 1837; en los adelantos en los métodos de fabricación del azúcar y el cultivo de la caña; en la libre introducción de esclavos primero (1799) y luego en la sustitución del trabajador esclavo por el libre (1880-1885); en la competencia con el azúcar de remolacha; y en la transformación de los ingenios en centrales con alta dotación de capital, vasta aplicación de la técnica y división entre las labores industriales y las agrícolas, con el establecimiento del colonato.

30. Durante ese siglo, a pesar de la Guerra de Independencia de los Diez Años, la producci6n azucarera creció notablemente en Cuba, aumentando casi cinco veces desde 1850 (223,145 toneladas largas españolas) hasta 1894 (1,054,214 toneladas).  La Segunda Guerra de Independencia (1895-1898) dio lugar a un gran retroceso de la producci6n azucarera, que en 1897 fue de tan sólo 212,051 toneladas, menor que la de mediados del siglo.

31. La conquista de la independencia facilitó la reorganización de la industria azucarera sobre bases más ventajosas que las del siglo XIX.  Se le abrieron las puertas del mercado de los Estados Unidos; se abarataron los costos de los útiles empleados por la industria; se extendieron las vías de comunicación, tanto ferroviarias como de carreteras; quedó extirpada la fiebre amarilla gracias al gran descubrimiento del sabio cubano Dr. Carlos J. Finlay; se abrieron las puertas a una numerosa inmigración europea y las inversiones de capitales extranjeros en la industria azucarera, especialmente norteamericana, tomaron gran auge, a punto de que estimadas en 50 millones de dólares en 1895 aumentaron hasta 700 millones en 1929.  Todos esos factores favorables dieron lugar a un rápido desarrollo de la industria azucarera cubana durante el primer cuarto del siglo XX.  En 1913, la producción rebasó por primera vez la cifra de dos millones de toneladas largas españolas; en 1916 la de tres millones de toneladas; en 1919 la de cuatro millones de toneladas y en 1925 la de cinco millones de toneladas, que quintuplicó en cinco lustros la máxima producción lograda en el siglo anterior.

32. A partir de 1928, el azúcar entra en una crisis de sobreproducción mundial y Cuba inicia la restricci6n de sus zafras azucareras.  La crisis y la alta tarifa de dos centavos por libra de azúcar en los Estados Unidos (1930) dieron lugar a un descenso vertical de la producción azucarera en la isla.  En 1933 la producción fue de sólo 1,994,238 toneladas largas españolas.  Después Cuba no volvió a producir una zafra de más de cinco millones de toneladas hasta 1947, llegándose a una producción récord de 7.011,637 toneladas en 1952.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

señor x -

es mucho para leer y no tengo ganas pero todavia no encuentro lo q necesito T_T
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres