Blogia
CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE LOS ANDES

LA COMIDA EN EL ESPACIO

Por: Carlos Diaz 

Hace casi una década un equipo de la NASA inició una serie de experimentos en la Tierra, cuyo objetivo final es la producción de comida en el espacio, de forma tal que el cultivo de plantas produzca comida y oxígeno para misiones espaciales de larga duración. Durante los experimentos el equipo de investigadores evaluó la habilidad de 128 plantas de papa y 6500 semillas de trigo para producir comida y oxígeno, agua purificada y reciclar desperdicios.

La cámara o cápsula de prueba puede ser retroalimentada desde el exterior y está formada por dos compartimentos con plantas. A las plantas se les suministra nutrientes y agua mediante un sistema especial. Unos tanques afuera de la cámara almacenan el agua y la solución de nutrientes. Unas lámparas suministran iluminación solar artificial. A través de la fotosíntesis, el trigo y las papas producirán comida, agua destilada y oxigeno mientras quitarán el dioxido de carbono del aire. Gradualmente los investigadores introducirán otras plantas y una corriente de desperdicios, y a través de transpiración las plantas quitarán y usarán los nutrientes del fluido con desperdicios.

El ambiente controlado imita las condiciones confinadas y deficientes de los vuelos espaciales en cuanto a fuentes de alimentación. Los científicos han estado trabajando en esta cámara desde 1987, observando una variedad de cultivos entre los que se ecuentran lechuga, tomates, papas blancas y trigo. El estudio mas reciente se ha enfocado en la producción de trigo y papa debido a su alta productividad en pruebas anteriores. Por primera vez dos especies differentes han crecido simultáneamente en esta cámara especial.

Al mismo tiempo se han realizado experimentos en los que participan seres humanos en vista de que las misiones espaciales de larga duración planeadas para el siglo XXI irán tripuladas. Hace un par de meses cuatro voluntarios participaron en un experimento para probar sistemas de vida reciclables en el espacio. Si tales experimentos tienen éxito esa tecnología se podrá aplicar en futuros vuelos espaciales.

Los voluntarios fueron encerrados en una cápsula especial sellada, es decir, en la cual no puede entrar aire del exterior, durante tres semanas. Por medio de procedimientos mecánicos y químicos se recicla todo el aire y el agua, incluyendo la orina para uso de los voluntarios dentro de la cápsula. La tripulación de voluntarios vivió dentro de una cápsula con tres compartimento, de unos cuantos metros de diámetro durante las 24 horas del día, por 30 días. Se trata del segundo experimento dentro de una serie. Como en la mayoría de las investigaciones científicas se empieza con las condiciones mas sencillas y poco a poco se van agregando nuevos elementos que hacen el experimento mas complejo.

El primero tuvo lugar en 1995 y participó solo una persona quien uso un cultivo de plantas de trigo para reciclar el aire que respira. Se tienen planeadas otras dos pruebas para el año próximo, la primera con una duración de 60 días y la segunda será de 90 día. En esta última se usarán tanto plantas como procedimientos fisiquímicos para reciclar aire y agua.

El poder contar con los mecanismos para reciclar es una tecnología critica para el futuro de los humanos en el espacio. En los viajes planeados a Marte o a la Luna los astronautas no podrán llevar todas las reservas necesarias para sus viajes y requerirán forsozamente establecer bases en las que sea posible reciclar todo lo reciclable.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres