Blogia
CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE LOS ANDES

20 COCINA DE AUTOR

LA COCINA FUSION

 Alicia Pepe / Maracaibo

 

Las fronteras culinarias se expanden cuando se trata de presentar, en un solo platillo, ingredientes, condimentos, especias y técnicas de diferentes territorios y culturas.

Divulgada a nivel mundial bajo el nombre de cocina fusión, el chef Nelson Méndez, director de la Fundación Cocina Amazónica, reseña que esta tendencia gastronómica se gestó en Estados Unidos, en los años 70, motivada por el ingenio de un grupo de cocineros que ensayaban platos con contraste entre oriente y occidente, con el propósito de “conseguir una reacción positiva del comensal”.

En la movida gastronómica venezolana esta tendencia ha dado sus primeros pasos. Algunos restaurantes proponen recetas combinadas con ingredientes mediterráneos y/o orientales con aquellos de producción local.

“Uno de mis pasatiempos es visitar restaurantes los fines de semana y probar lo más llamativo del menú. Por ejemplo, este fin probé una bandeja de sushi, con una crema thai. No hay adjetivos suficientes para describir esta mezcla japonés con tailandés”, comenta la ingeniera Yohanny Oliveros, de 25 años.

El chef Francisco Millán, quien basó sus estudios en comida francesa y oriental, justifica el surgimiento de este estilo gastronómico por la misma curiosidad, creatividad, dinamismo y variedad hallados en la cocina. “Un buen chef es aquel que genera nuevas recetas a diario, teniendo un claro conocimiento de las bondades de los alimentos y los métodos de cocción de cada cultura”, explica.

No obstante, aclara que esta tendencia requiere obviamente de un conocimiento profundo de varias cocinas regionales o de un equipo multi-étnico para la elaboración de un menú completo. “El resultado suele ser atrevido y exótico”, dice.

Una pista para identificar este tipo de espacios culinarios en Maracaibo y en cualquier ciudad del mundo es que en el nombre del local se suele incluir la especialidad, por ejemplo, japonesa-mexicana, asiática-mediterránea, tex-mex (tejana y mexicana), chifa (china y peruana), nikkei (peruana y japonesa), entre otras.

Aunque son reducidos estos sitios en la ciudad, el sushi máster Orlando Escalona, de Take Sushi, resalta que hay un acercamiento considerable a la tendencia. “En el caso de la comida japonesa, en especial el sushi, hemos creado rolls que se rellenan con mango o con lonjas de plátano maduro. Claramente esta versión es una aproximación a lo llamado fusión”.

Sin duda, esta idea de ofrecer un viaje de sabores, aromas y presentaciones de dos o más culturas se vislumbra como el reto de los nuevos proyectos gastronómicos en Maracaibo. “Al comensal le fascina lo nuevo, lo extraño, lo afrodisiaco, y para complacerlo se necesita investigación, técnica y conocimiento. Y quienes están en este mercado lo saben. Pronto tendremos un lugar así a la vuelta de la esquina”, reflexiona Millán.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

DELICIAS DE YEMEN

YemenComer bien forma parte de cualquier viaje que se aprecie. La variedad gastronómica de un país es todo un aliciente para el viajero. Cuando uno llega a Yemen se adentra en un mundo completamente diferente y descubre la verdadera esencia de Oriente Medio. Es muy fácil dejarse seducir por el paisaje, la arquitectura, la historia, sus gentes, y como no, por su comida.

Cada región te sorprende con sus delicias, con sus diferentes aromas, colores y sabores. Para los que se pierden por la buena comida, Yemen tiene especial interés, recetas que van desde el pan recién horneado a la leña, a las carnes y pescados especiados y a los postres elaborados con miel recién recolectada del panal. Toda una experiencia gastronómica que hace segregar hasta al más reticente.
Paseando por las calles de Sana’a, la capital, el olfato te conducirá de un rincón a otro en busca de tan particulares olores. Un plato típico para abrir apetito es el ‘assett’, cereales cocinados a fuego lento y servidos en un cuenco especial llamado ‘magla’ que tiene un agujero en medio para añadir caldo de carne o miel, dependiendo del gusto y el momento, y que se puede acompañar con el pan recién horneado al estilo tradicional.
Si pasamos a las carnes, el plato nacional es ‘salta’, un guiso de ternera y patatas con fenogreco, una planta típica del sudoeste asiático, yuna mezcla de decenas de especias como: pimienta, clavo, azafrán, nuez moscada, canela, cilantro y frutos secos.
Caminando por la ciudad amurallada de Taiz, podemos perdernos por su zoco y probar el auténtico queso ahumado a la vez que curiosear por las múltiples platerías. O bien, degustar los platos típicos de la zona contemplando las vistas de Jabel Saber, que se sitúa a más de 3.000 metros de altura. Una visual de impacto que dejará al visitante sin palabras. 
La costa de Yemen aporta los mejores productos del mar a su cocina. Un rico pescado local recién salido del mar y cocinado en un horno de leña o a la parrilla con especias y picante, es otra opción muy tentadora para los paladares más exigentes.
Las sardinas bajo el sol abrasador en las anclas de los barcos, hasta quedar lo suficientemente secas para ser comestibles se llama ‘lukham’, la comida favorita de los costeños y de los lugareños de Hadramaut que añaden salsa de tomate picante. Otra variedad es el pescado fresco cocinado con ajo y pimientos verdes llamado ‘salona’, muy popular en Hodeidah. Es tan delicioso que te hará repetir y repetir.
Como no hay buena comida sin buen postre, el ‘shafout’ es una sabrosa alternativa, una masa de maíz y leche o ‘lahwouh’, que poco antes de servirlo se le agrega yogur natural. Otro postre suculento es el ‘kunafa’ hecho de huevos, leche y queso. Y si queremos algo más ligero, podemos decantarnos por los plátanos bañados en uno de los productos típicos de Yemen, la miel, que sigue estando considerada como una de las mejores del mundo por su ancestral forma de elaborarla. Este postre se llama ‘fata’.
Y con el postre viene el café que es un símbolo de hospitalidad. Si te invitan a tomarlo, no debes rechazarlo, sería un gesto descortés. Yemen es mundialmente conocido por haber sido uno de los mayores productores de café del siglo XVIII.
Actualmente, el café al estilo arábigo o ‘gahwa’ está hecho con cardamomo, azafrán y a veces agua de rosas, pero tranquilo, también existen cafés más suaves como el ‘qishr’, elaborado al estilo yemení con canela y jengibre.
Déjate llevar por la gastronomía yemení, y tu paladar se adentrará en una cultura milenaria poseedora de leyendas culinarias, de olores y sabores tan inusuales que te harán retroceder en el tiempo y disfrutar de las mil y una noches.
Expreso. Redacción. A.F

CLASICOS DE LA COCINA EUROPEA

Destacan platos que no deben dejar de degustar los visitantes
Clásicos de la cocina en 10 países de Europa
 
Los variados platos mediterráneos han conquistado el mundo.
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

ambito.com - Las corrientes inmigratorias han marcado en la Argentina un amplio abanico de preferencias gastronómicas, fundamentalmente europeas, a las que se han ido agregando por moda o por nuevos arribos de otros orígenes. Así al asado y al puchero (versión criolla del cocido español) se fueron agregando platos provenientes de la cocina italiana, francesa, judía, alemana, árabe, y un largo etcétera en el que se han sumado en los últimos tiempos los de las cocinas orientales. Una reciente guía para viajeros señala aquellos menúes que se deberían degustar por imperdibles y por tradicionales en diez países de Europa, que están entre los más celebrados por el alto nivel de su gastronomía o porque son de paso habitual para buena parte de los viajeros.

En muchos lugares, según la región, el modo de preparar la misma receta puede variar enormemente. Igual ocurre en cada país europeo, aunque se trate de la misma receta, cada uno tiene su propio sello y firma gastronómica. Pero hay ciertos alimentos, algunos modos de elaborar, que han dado sello propio a regiones enteras, como es el caso de la cocina mediterránea. Ofrecemos los platos que «Five Stars International Gourmet» propone que los viajeros tengan en cuenta para probarlos en ciertos lugares de Europa. 

  • Alemania: pescados ahumados, el chucrut, los quesos de la región de Maguncia, las tartas (especialmente la de manzana, el famoso strüdel), y las variadas recetas de la zona del Sarre, que combinan la cocina alemana con platos de origen francés, y las famosas salchichas guarnecidas de mostaza, cocidas, hervidas, secas o fritas. Entre los platos típicos se destacan además, las costillitas de cerdo ahumadas, las albóndigas, la col rellena de carne picada, y los famosos pasteles frankfurter kranz y bethmTMmchen.  

    Austria: platos en base a embutidos, sobre todo salchichas, y los típicos como el rindsuppe, la selchfleish, y el gulash. Postres: vanillekipferl, krapfen y apfelstrudel. Estos platos son válidos para otros países del centro de Europa. 

    Bélgica: se destacan los chocolates, los «speculoos» (galletas de manteca), los quesos (más de 80 variedades, junto al clásico fromage de Herve) y el foie gras. Los platos típicos son el stoemp (papas, zanahoria, cebolla y salchichas), la ensalada liegeoise, las carbonadas flamencas, elaboradas con carne de ternera asada aderezada con finas hierbas y acompañada de cebolla, azúcar, vinagre y salsa de cerveza; los mejillones y la sopa cremosa de rodaballo.  

    España: gastronomía famosa en el mundo y de gran atractivo turístico por su variedad, va de lo más tradicional a la de vanguardia, la molecular. Entre los platos típicos están la famosa tortilla de papas, la paella, los pistos, el gazpacho, las migas, los embutidos (jamón serrano, chorizo, morcilla), los quesos. Son frecuentes los platos con legumbres como base (lentejas, garbanzos, alubias, etc.), los cocidos o potajes, aunque cada región los elabora con sus propias características, por caso la fabada o guiso de porotos con cerdo (en Asturias), platos en base a pulpo o lácteos (en Galicia), legumbres y menestras (en Castilla), la empanada, de cerdo, ternera, sardina, pulpo, bonito, y el pulpo á feira (son algunas de las grandes estrellas culinarias de Galicia). En postres: el flan, las natillas, el arroz con leche, las torrijas, las magdalenas y los churros, son clásicos. 
  • Francia: una de las gastronomías más refinadas y variadas ha difundido por el mundo el foie, las quichés, las crêpes, entre otros productos gourmet. Tanto en la costa noroeste como en la mediterránea hay pescados de calidad, ostras y mejillones, especialmente en la zona de Aquitania, Charente, Normandía y Bretaña. Se destacan la huerta, su variedad ganadera y los productos lácteos, sus más de 400 variedades de quesos, donde están los famosos brie, roquefort, camembert y los de cabra. Cada región posee su propia riqueza gastronómica. Foie gras, choucroute, quiché y tarta flambeada, en Alsacia. Cassoulet, confit de pato y hongos, en la zona del sudoeste. Pescados, mariscos y crêpes, en Bretaña. Los quesos, mariscos y los postres de manzana, en Normandía. Caracoles y ternera, además de su vino, en Borgoña, que es el protagonista del evento más importante de la vendimia cada año. Salchichón, pollo con crema, pularda trufada, en Lyon. Pescados a la parrilla, ensaladas, sopa de pescado, cocina mediterránea en Provenza. Gofres, carbonada de buey a la cerveza y la anguila ’au vert’ en la zona norte. Y en París: sopa de cebolla, sopa de puerro y papa, omelette, Chateaubriand, bife a la parrilla, pato a la naranja, entre otras exquisiteces. 
  • Grecia: ensaladas elaboradas con tomates, aceitunas y queso; los kebabs; los arní sóuvlas, elaborados con carne de cordero, y la moussaká, uno de los platos más populares, que es una especie de pastel de carne horneado elaborado con capas de carne picada de cordero con tomates, alternadas con otras de berenjena o papas y recubiertas de una salsa blanca. Postres: baklavas, pasteles de origen turco, con hojaldre, miel y frutos secos y rosquillas con sésamo. 

    Inglaterra: fish and chips (pescado frito con papas fritas); roast beef, carne asada con papas asadas, verduras y «gravy», salsa de jugo de carne y caldo; el shepherds pie, cordero picado con puré; el pastel de riñones, y las salchichas cocinadas en salsa y acompañadas con puré de papas. 

    Italia: pizza, calzone, lasaña, y todo tipo de pastas, espaguetis, macarrones, carbonadas, arroz, risottos, sopas y minestrones, variedad de carnes y pescados, fiambres como zampone (pie de cerdo relleno de carne), mortadela, salames, prosciutto de Parma (jamón crudo) o de Cecina. En postres se destacan los helados, tiramisú, elaborado con uno de los quesos típicos italianos, el mascarpone; el zabaglione, postre a base de huevo, marsala, azúcar y naranja.  

    Portugal: pescado a la parrilla, arroz con mariscos; cocido a la portuguesa, mezcla de carnes y verdura sabrosamente cocidos; callos al estilo de Porto, una variedad de feijoada, y no deje de probar un pastel de nata.  

    Suiza: rösti papas en juliana y braseada (a veces lleva jamón), es una clásica guarnición. Raclette, queso fundido sobre papa cocida. KTMsefondue (fondue de queso), fondue bourguignon (fondue de carne), papet vaudoir (con puerros y papas), salchichas cocidas y ahumadas. Los célebres chocolates, quesos como el emmental y el gruyére, el merengue de Berna, la tarta de nueces de Engandina y los schaffhausen que son pasteles rellenos de crema.
  • HORRIBLE COCINA DE AVION

    Cocina de avión: horrible por naturaleza

     
    ¡Paren las rotativas! Un grupo de investigadores ha llegado a la conclusión de que la comida de avión es científicamente detestable. Pero no necesariamente por que esté mal preparada, peor condimentada, pobremente seleccionada, horriblemente empacada e incómodamente degustada. La culpa se la hechan al característico zumbido de las turbinas de la nave que de alguna manera atrofian nuestro sentido del gusto. En pocas palabras, no importa cuánto se esmeren las aerolíneas en ofrecernos buena comida, toda nos parecerá desabrida gracias al "ruido de fondo" de la cabina. Esto se demostró a través de dos grupos de voluntarios: un grupo comió utilizando audífonos protectores experimentando sabores más intensos en los alimentos dulces y salados, que aquellos expuestos directamente al ruido distractor de abordo. Al parecer, tenemos que concentrarnos en nuestra comida para que sepa más rica. Apoyando esta teoría están los especialistas de la NASA, que se ven en la necesidad de ofrecer a los astronautas alimentos de sabores fuertes al paladar, ya que por alguna desconocida razón perdían en el espacio el sentido del gusto. Ahora están casi seguros que es por el famoso y persistente ruidito. Aunque por otro lado, puede que la comida del avión sea fea y ya. ¿Qué opinan?
     
    Para ver más COCINA INSOLITA pulsa aquí
     

    GUSTOSA NAVIDAD

    Por: Cecilia Portella Morote

    Generacción empieza esta fiesta de la Navidad, extendiendo un abrazo, a través de estas líneas. No hablaremos de pavos, ni de platos autóctonos del ande o la selva peruana, queremos esta vez dedicarle, un espacio, a quienes tenemos algo mas lejos. Usanzas de algunos países, escogidos así, casi de manera casual. Un azar que nos permite recorrer en sendos párrafos, una Venezuela costumbrista, una Colombia deliciosa y una Bolivia mestiza.

    Como en casi toda América, la gastronomía recibió influencia foránea.  Fusiones que alimentaron pueblos a lo largo de toda su historia, elementos indígenas y básicamente europeos, que encontraron la unión perfecta y se reprodujeron para sustentar una alimentación nutritiva, pero también con sabor. Técnicas de preparación que fueron aprendidas, pero que a su vez, también compartidas, sirvieron como un trueque implícito entre ambos continentes.

    Y ahí, las tradiciones y costumbres de pueblos nuevos, con historia propia.  No hay país que no la tenga, está tan adherida a su piel, que casi se funde en su extensa geografía, que se confunde entre personajes y expresiones. 

    Tradiciones y costumbres de una América cristiana, católica, quizás herencia, quizás destino; como fuese y aunque no nos gustase, es lo que nos tocó vivir y adoptar como nuestro. Más allá de diferencias y tergiversaciones, trascendiendo tendencias y nuevas denominaciones: nuestra América celebra la Navidad y todos –de algún modo- estamos invitados a la fiesta.

    Antes de los colonos, las festividades religiosas se constituían en las celebraciones más importantes de los calendarios: sacrificios, bebidas, comida, derroche, ofrendas y otras manifestaciones paganas eran el modo de vivir y celebrar de  nuestros incas, chibchas, aymaras, arawacos, mayas, aztecas, araucanos y otras tantas civilizaciones de esta parte del océano. 

    Han pasado siglos y más siglos y los rituales han cambiado, las formas son por demás conocidas, pero las costumbres, solo transformadas, quedan…

    LAS HALLACAS: VENEZUELA

    No se concibe en ninguna parte del mundo donde se celebre esta fiesta, una Navidad sin mesa de por medio. El corazón y el sentimiento están en el pesebre, la celebración y las ansias alrededor de la cena. Puede que no suene muy apropiado, viniendo estas líneas de una católica, que nació en seno católico, creció de la misma manera y confirmó su fe y convicción en esta Iglesia, pero la cena navideña, es quizás una de esas manifestaciones más representativas en la Nochebuena y eso no se puede negar.

    Venezuela no desentona en cuanto a fusión se refiere y aunque con frutos autóctonos y de importante producción en sus tierras, utiliza carnes y otras delicias, con formas de preparación y presentación, muy propias. Los tamales, que tienen un origen conocido en México, reciben aquí, con importantes variaciones, el nombre de hallacas, una pequeña porción de guiso de carne de res, gallina y cerdo, en el centro de la masa de maíz, constituyen los bocados más apetecibles en una mesa venezolana. 

    Los dulces, masas y bizcochos, hacen lo propio, convirtiéndose en el común denominador de las mesas sudamericanas. Es importante que las hallacas estén envueltas en hojas de plátano. La dosis fresca y ligera, la pone la ensalada de gallina, una versión parecida al peruanísimo salpicón de pollo que, acompañado de verduras y papas cortadas en pequeños trozos, colorean la mesa.

    El pernil de cochino o pierna de cerdo, es otra de las delicias que se comparte alrededor de una mesa venezolana. Como en Perú, Chile, Argentina y el resto de América del Sur, las prácticas familiares también giran alrededor de la mesa.  Algunas familias de la región del llano, también acostumbran colocar diversas golosinas y dulces como pyes de diferentes sabores y tortas.  Además de frutas como las uvas y avellanas.

    SABORES SIN IGUAL, EN LA TIERRA DE LA CUMBIA

    La mayoría de las culturas mundiales tienen en común el uso de frutos secos, dulces y pan dulce en las épocas navideñas. También, hay tradiciones conocidas a este nivel, como el consumo de pavo en los Estados Unidos, la carne y el asado en Argentina, el lechón o lechona en Colombia y los mariscos en la Europa mediterránea.

    La cena navideña, luego de algunos años, se torna un poco “pesada” por los niveles de calorías y harinas que se consumen.  Las carnes están a la orden del día o en este caso, de la noche. Casi siempre se prefiere alternar el banquete con alguna bebida fresca con generosas dosis de licor. En ese sentido, los ponches, champanes o sidras cumplen ese cometido.

    Colombia no es ajena a la tradición sudamericana, sin embargo, es importante mencionar como bien se nos sugiere, una costumbre de Popayán “donde existe un plato llamado "Nochebuena" muy llamativo a la vista y el cual consiste en una variedad de dulces hechos en casa con otra variedad de hojaldres. El 24 de diciembre las familias acostumbran enviar estas bandejas a sus amigos y así se cruzan en la calle varias "Nochebuenas".

    Pero, si se me permite, nada como la lechona; sea en Tolima o en Neiva, lechona rellena de arroz y otros menjunjes, lechona adobada, deliciosa y sin igual; aderezada, dorada, que permite las porciones necesarias para compartir entre familias y vecinos. 

    Lechona tostada de color provocativo, de cerda virgen o de macho tierno castrado. Lechona que desde finales del siglo XIX es una tradición en tierras tolimenses, que luego se extendería como hábito a lo largo de Colombia, aunque en las costas de ese cálido país, las costumbres sean otras.

    UNA PICANA DE CONTRASTES

    Sabores contrastados en un plato que se confunde entre el aroma picante del ají o locoto y los efluvios dulcetes de peras y pasas bien cocidas, característico plato de la Nochebuena boliviana, una suerte de sopa de varias carnes, aromatizada con hierbas, bien provista de verduras y especias, a la que se agrega vino y en algunos casos peras y pasas, y dependiendo de la demanda, es –a gusto de la familia- repetida en la ultima cena del año. Plato, que al igual que la Navidad pasada, también deseo probar en esta.

    Muchas masitas como los buñuelos, rosquillas remojadas en miel, para mejor explicación; con roscas un poco más duras y dulces; panetones hechos en casa, con todo lo que conocemos: pasas, frutas abrillantadas y almendras, además de sopaipillas, bocados dulces, parecidos al alfajor… Todo, acompañado de un buen chocolate artesanal.

    La noche del 24 de diciembre, casi siempre minutos antes de las doce, paralizamos nuestras actividades, hacemos un silencio obligado en recuerdo de quienes no están a nuestro lado, por el motivo que fuere. Nos hermanamos en un abrazo, deseando en el interior de nuestro ser solo paz, tranquilidad y amor. Nos sentimos estrechados a través de las fronteras, en este mundo que ya no las tiene, gracias a que la aldea global se sintetiza en un clic.  

    El 24 de diciembre, es verano en esta parte del hemisferio. Una bebida fresca, una ensalada cualquiera, aminora los calores que nos producen las carnes. Un brindis infaltable, nos hace levantar la copa, antes de dar cuenta de lo que hay sobre la mesa. Y ese abrazo que estrecha, que nos permite desearnos mas que una Feliz Navidad, no quiere acoger a una sola persona, quisiera ser proyectado a pueblos enteros, culturas hermanas, a hombres, mujeres y niños que a pesar de las nacionalidades tenemos historias parecidas. 

    Quisiera abrazarlos a todos, como en esta noche que hoy abrazo a los míos.  Quisiera reencontrarme con muchos que a través del Internet solo visito.  Un abrazo hasta Corrientes, Argentina; La Paz, en Bolivia; Barrancabermeja y Bogotá en Colombia; Gijón, Banyolés y Madrid, en España; hasta Santiago, París, Washington, New Jersey y California; Nagoya; Río de Janeiro y Acre.  Hasta, Suecia, Alemania y Canadá. 

    Un abrazo a todos y cada uno de ustedes, más allá de las ciudades que de repente no me vienen a la mente.  Un abrazo a los que celebraron conmigo 25 años de aniversario, a los de la Academia, que andaban perdidos.  A los de la Universidad, que volví a encontrar. A mis amigos Isabel, Mónica, Patty y Duilio, quienes me devolvieron recuerdos de la adolescencia.  A mi familia y amigos de siempre: los sentaré en mi mesa y conmigo se quedarán…

    ¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

    LA NAVIDAD SEGÚN GONZALO FERRAND

    COCINA DE AUTOR Presenta "La Navidad según Gonzalo Ferrand"

    Cuando el Chef responsable de las cocinas de seis hoteles y un casino decide realizar una cena de Nochebuena, Usted deseará tener un buen lugar en la mesa.

    Gonzalo es Executive Chef de Thunderbird Hotels & Casino, encargado de las cocinas de los exitosos “Cala” y “La Rosa Náutica”, Campeón Mundial de Cocina en Francia y Egresado del Instituto de los Andes

    Jueves 03 de Diciembre / 3:00 PM

    Menú:
    Galantina de Pavo Rellena de Portobellos, Setas y Champignones en Salsa de Foie Gras
    Ensalada Caliente de Papa y Cebollines Confitados

    ¡SE SORTEARA ENTRE LOS ASISTENTES PRODUCTOS TUPPERWARE!

    COCINA 106 / CUPO LIMITADO / UNIFORME INDISPENSABLE / Inscripciones en RECEPCION
    INSTITUTO DE LOS ANDES / Calle "El Sauce" 235 Rinconada - La Molina / Telf: 368-2537 / andes@institutodelosandes.com

    COCINA DE CLASE MUNDIAL CON GONZALO FERRAND

    COCINA DE AUTOR Presenta a Gonzalo Ferrand en
    "Cocina de Clase Mundial"
     

     

    Con gran placer el Instituto de los Andes les presenta en Clase Magistral a un profesional de impecable trayectoria, galardonado internacionalmente y artífice de varias de las cocinas más importantes de nuestro medio

     

     

    Con  Gonzalo Ferrand

     

    Executive Chef de Thunderbird Hotels & Casino (seis hoteles y un casino en Perú)
    Responsable de las cocinas de los exitosos “Cala” y “La Rosa Náutica”
    Campeón Mundial de Cocina en Francia

    Egresado del Instituto de los Andes

     

     

     

    Jueves 03 de Setiembre / 3:00 PM

     

    Menú:

    Tartare de Salmón en Vinagreta de Dill e Hinojo, Espuma de Ciboulette y Caviar de Volador

    Causa Nikei con Atún, Mayonesa de Wasabi y Galleta de Arroz

    Atún en Salsa de Ají Amarillo al Grand Marnier, Risotto de Quinua con Morillas, Trompetas, Champignones y Concha de Espuma de Coral y Carotina

    Palet de Lúcuma con Zabaione de Chocolate al Grand Marnier y Crocante de Praliné (Postre Campeón del Mundo; Trophée Passion 2006, Academie Culinaire de France, Paris FRANCIA)

     

     

    COCINA 106 / CUPO LIMITADO / UNIFORME INDISPENSABLE / Inscripciones en RECEPCION

     

    INSTITUTO DE LOS ANDES / Calle "El Sauce" 235 Rinconada - La Molina / Telf: 368-2537 / andes@institutodelosandes.com

     

    IMPORTANTE: ALUMNOS NO INSCRITOS ORIGINALMENTE EN EL CURSO PUEDEN COMPLETAR SU CUOTA DE 10 CLASES MAGISTRALES Y ACCEDER A CREDITAJE Y UNA CERTIFICACION ESPECIAL

    ¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

    COCINA DEL ALMA: TEDDY BOURONCLE

    COCINA DE AUTOR presenta: Cocina del Alma con TEDDY BOURONCLE
     
    Con gran orgullo el Instituto de los Andes presenta una Clase Magistral con el joven y talentoso Chef que lidera la propuesta gastronómica de una de las cadenas hoteleras más importantes y dinámicas del Perú
     
    Chef Corporativo de Casa Andina Private Collection y de sus restaurantes bandera “Alma” / Egresado del Instituto de los Andes

    Miércoles 12 de Agosto / 3:00 PM

    Menú:

    Cauche de Conchas con Huevo Micuit y Papa Perforada en Huancaína de Queso de Cabra
    Pulpito en Moho de Tiradito sobre Escribano de Papas Rojas y Barnis de Aceitunas
    Atún Majado de Yuca en Salsa de Cocona y Charapita con Ensalada de Palmitos
    Bombón de Cordero, Papa Amarilla y Aceitunas de Botija en Salsa Ligera de Jugos de Cocción
     
    INSTITUTO DE LOS ANDES  - Calle "El Sauce" 235 Rinconada - La Molina / Telf: 368-2537

    ¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres