Blogia
CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE LOS ANDES

COMER EN ARGENTINA

COMER EN ARGENTINA

POR: "ISALOVE10" <isalove9@hotmail.com>

Comer en Argentina.  La carne de vacuno que se puede degustar en cualquier parrilla de la ciudad es el eje central de su gastronomía Buenos Aires, la capital argentina, es una ciudad cosmopolita que sorprende al visitante.  El sonido del tango en cada esquina, su agradable clima y la belleza de sus calles invitan a dar largos paseos en los que una empanada o un bollo dulce pueden ser un buen acompañante.

La carne asada, imprescindible Gran parte de los más de 3.500 locales con los que cuenta Buenos Aires, ofrecen platos de carne asada en su menú.

Sus populares parrillas presumen de preparar la mejor carne de vaca del mundo, motivo suficiente para animarse a probarla.

No obstante conviene no esperar una carne al punto o algo sangrante, ya que en Argentina se prepara bien hecha.

La forma de asarla resulta muy llamativa ya que ésta se cuelga de cruces de madera que se colocan formando un círculo alrededor del fuego. Muchos restaurantes colocan estos "ruedos" cerca de sus cristaleras para que se pueda observar desde la calle como se asan lentamente costillas de vaca, corderos y chivitos (lechones cabritos).

Si los gustos se decantan más por los pescados, los platos de merluza, besugo o brótola, un pescado de carne muy delicada propia de las costas de Brasil y Argentina, podrán ser una buena elección.

Además de los ya mencionados, cabe destacar el "pejerrey", un pescado de color plateado muy apreciado y popular en todo el país.

Platos de pasta con calidad. La pasta en Buenos Aires, y en general en toda Argentina, es capaz de sorprender a más de uno. Los chefs son expertos en la preparación de salsas y rellenos, algo que ha conseguido que incluso los italianos se quiten el sombrero ante los platos de pasta y también ante las pizzas argentinas.

Tanto para acompañar a un plato de pasta como a una buena carne asada, el vino tinto argentino, de calidad equiparable al francés, californiano o español, es una buena elección.

Acabar con dulces. Los dulces que se pueden degustar en Buenos Aires no se hacen esperar hasta la hora del postre, ya que el desayuno o la merienda son momentos perfectos para probarlos.

El dulce de leche (leche espesada con mucho azúcar) es un postre argentino de fama mundial, pero existen otros que merece la pena elegir.

Uno de ello es el original "vigilante", elaborado con queso y dulce de membrillo, un postre de gran tradición.

No obstante, un sencillo plato de fruta fresca puede resultar una de las mejores opciones. La "factura" es un bollo dulce o salado tipo curasán que no se toma como postre sino a la hora del desayuno. Su mejor acompañante es el mate, una de las infusiones más conocidas en el mundo que conviene probar antes de abandonar Buenos Aires.

El tradicional mate.  Argentina es el país del mate por excelencia. En ninguna otra parte del mundo se consume tanta cantidad de esta infusión como la que se toma en este país.

Resulta curioso observar la originalidad de los recipientes en los que se toma el mate, ya que éstos, que también reciben el nombre de mate, pueden ser de madera, porcelana e incluso la tradicional calabaza, y decorados con cuero, herrajes, etc.

Además del mate tradicional elaborado con hojas desecadas, ligeramente tostadas y desmenuzadas de la hierba de mate, existen diferentes variantes como el mate con pomelo, o el mate helado con limón, o el mate de té, realmente refrescantes.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres