Blogia
CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE LOS ANDES

QUICHE LORRAINE

En nuestros arhivos hemos enontrado mas de 60 fichas, que contienen alguna informaion sobre este exquisito y emblematico plato de la cocina franesa, a su solicitud, publicamos algunas de la notas, que espero sean de su utilidad.

- La “Quiche Lorraine” aparece en las mesas de Nancy en el año 1586. La “Quiche lorraine” estaba hecha antaño de masa fermentada (o masa de pan) y recubierta de huevos y crema. Hoy en día, se come en el mundo entero adornada con daditos de panceta ahumada.

- El Quiche lorraine es una tarta salada típica de la región francesa de Lorena. Su composición es muy simple, lleva una masa quebrada a base de harina huevo y mantequilla que se rellena con una crema de nata y huevo a la que se añade normalmente unas tiras de tocino ahumado troceadas.

- La región de Lorena ha aportado a la gastronomía francesa muchas recetas de repostería a base de mantequilla debido a que en la zona era un producto abundante y de calidad junto a la fruta y los embutidos en salazón.

- La fórmula original data de la Edad Media. Aparece referenciado en libros de cocina de unos 400 años y en ninguno de ellos el queso está incluido en la receta.

- La palabra Quiche viene de la palabra alemana Kuchen que significa pastel o tarta. La quiche original de la regi?n de Alsacia era una comida caliente que se serv?a como plato principal y su masa era de pan, hoy en dia por el contrario la masa que predomina en su preparaci?n es la masa quebrada.

- El queso es uno de esos ingredientes que se ha colado en la tartaleta original aportando sabor y enriqueciéndola un poco.

- En cuanto al tocino, vemos que es uno de los ingredientes principales pero dada la versatilidad de esta tarta existen algunas variantes que vienen a reemplazarlo por cualquier otro ingrediente salado.

- La quiche es originaria del noroeste de Francia, concretamente de la región de Lorena, de ahí la denominación “Lorraine” de su versión más universal. Dicen que la idea surgió por el excedente de mantequilla y nata existente en esta zona rica en ganadería. Al compaginarlas con una masa hecha con harina, se creaba un pastel salado muy suave, con un alto contenido en proteínas y muy energético.

- El relleno más popular es el de queso y panceta (o bacón), aunque éstos se incorporaron posteriormente. La fórmula original data de la Edad Media y aparece ya referenciada en libros de cocina de hace 400 años. En aquél entonces sólo llevaba la masa de pan recubierta de huevos, nata y algo de sal. Esta elemental receta ha ido evolucionando hasta las quiches que conocemos en la actualidad

- Se trata de una receta oriunda de la región de Lorena, situada al noreste de Francia, que se destaca por la producción de repostería a base de mantequilla. Esto es porque en aquella zona los productos lácteos son abundantes y de muy buena calidad, tal como sus frutas y embutidos. La historia cuenta que la receta data de la Edad Media, donde aparece su preparación en antiguos libros de cocina (hace 400 años aproximadamente), pero en ninguno de ellos figura el queso, que más tarde se añadió a la elaboración, a fin de conceder un toque de distinción.

- Para hacer la masa de quiche es necesario utilizar harina, huevos, sal y mantequilla y en el relleno se requiere queso, panceta en tiritas, crema y huevo para cuajar. Cabe destacar que, en la actualidad, hay diversos tipos -salados y dulces- y sirven de aperitivo, entrada o incluso de plato de fondo acompañados de ensaladas.

- Destacan el quiche de espinacas y ricotta; de alcachofas y queso; champiñones a la crema; espárragos; pollo con choclo; zapallo italiano y carne, jamón y palmitos; mariscos y en dulces, resalta el de berries con chocolate o de frutos secos, perfectos para una once otoñal.

- Vamos a preparar nuestro Quiche lorraine al estilo tradicional.

INGREDIENTES:
150 g de harina
Sal y pimienta negra
3 huevos
75 g de mantequilla
150 g de tocino ahumado
125 g de crema de leche
1 pizca de nuez moscada

ELABORACIÓN:

Lo primero es hacer la masa quebrada con la harina, 1 huevo y la mantequilla.

Conviene tamizar la harina para que esté más suelta. Formamos un volcán y sobre él vertemos el huevo, la sal y vamos amasando poco a poco. Para agregar la mantequilla, lo hacemos en pequeñas porciones a temperatura ambiente y continuamos amasando hasta hacer una masa compacta.

Con el amasado la pasta va cogiendo temperatura y dificulta un poco la operación de montaje de la tarta, entonces es necesario que la pleguemos con ayuda del rodillo y la dejamos en el refrigerador unas dos horas para que recupere la consistencia.

Pasado este tiempo sobre la encimera enharinada, estiramos bien la masa y procedemos a encamisar (forrar) el molde.

Estiramos la masa quebrada que hemos hecho, forramos un molde de unos 18 cm de diámetro, pinchamos la superficie para que no salgan burbujas y horneamos unos 10 minutos a una temperatura de 220º.

Por otro lado hacemos el relleno con el bacon, previamente pasado un poco por sartén, 2 huevos y la crema de leche. Batimos bien, salpimentamos y vertemos la crema en el molde. Ya sólo queda rematar nuestra tarta 25 minutos más al horno.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres